Polémica porque el Obispado no quiere pagar sus deudas con el municipio: “Actitud monárquica y absolutista” - Mercurio Noticias
San Salvador, ER - Jueves, 22 Febrero 2024
  24.3º C  Poco nublado
 
San Salvador
NO TODOS LOS CREDOS SON IGUALES EN SAN SALVADOR
Polémica porque el Obispado no quiere pagar sus deudas con el municipio: “Actitud monárquica y absolutista”
Dos pedidos de este tenor ingresaron al Concejo Deliberante, para que el municipio de San Salvador, cuan Dios Todopoderoso, perdone las deudas por contribución por mejoras frente a los inmuebles que el Obispado tiene la ciudad. ¿Por qué el Estado tiene que condonar deudas a la Iglesia Católica cuando otros credos no tienen la misma posibilidad? 
Por: Nelson Lalanda, editor responsable de MN

Miercoles, 01 de Noviembre del 2023 - 11:52 hs.
Polémica porque el Obispado no quiere pagar sus deudas con el municipio: “Actitud monárquica y absolutista”

Si bien uno de los pedidos ingresó en julio, este martes tomó estado parlamentario otra solicitud de la Iglesia. Entre otros, piden que se condonen deudas por extensión de cloacas, agua, cordón cuneta e iluminación desde mayo 2013 y un nuevo pedido por la contribución por mejoras por obra de pavimento frente a la capilla San Cayetano.

En la sesión de este martes, salió un despacho de la comisión que evalúa esta condonación y en ese marco se informó que continuará en análisis, pero el concejal oficialista Matías Rodríguez salió con los tapones de punta al cruce de la solicitud de la Iglesia. 

“Estos pedidos me indignaron realmente. Hay deudas de hace más de diez años, con idas y vueltas de situaciones que se pudieron haber resuelto antes. En este sentido no estoy en contra del rol social que tiene la Iglesia en esta ciudad y de la cantidad de personas, sansalvadoreños que desinteresadamente realizan su rol en las capillas, en la parroquia, en los movimientos, pero sí me molesta esta burocracia monárquica, esta actitud monárquica y absolutista del Arzobispado de Concordia, creyéndose no sé…”, disparó el edil.

En ese marco, afirmó que “seguramente llegaremos a la condonación porque es muy probable que los grupos que trabajan en nuestra ciudad tengan que pasarse domingos enteros vendiendo torta fritas para poder aportar para pagar las deudas, cuando en realidad la cúpula de esta burocracia y del Obispado de Concordia son los reales responsables de esta situación, que se ha llegado con esta deuda como con otras”.

Rodríguez aclaró que es su opinión personal y expresó que “me generó un disgusto la forma en la que fueron presentadas las notas y demás”.

Y les enrostró que “no puedo dejar de pensar que fue ese mismo Obispado de Concordia que le negó a una escuela secundaria un terreno en San Salvador, se negó a la construcción de un CIC (Centro Integral Comunitario), que hubiese sido beneficioso para toda la comunidad en terrenos que son de propiedad del Obispado, entonces, me deja un sabor amargo en ese sentido”.

Parece que la norma podría ser aprobada por el Concejo Deliberante más allá de la oposición expresa, comprensible y aplaudible del concejal Rodríguez que no le tiene miedo a una institución eclesiástica a la hora de sentar postura, lo que parece que a otros ediles sí porque se quedaron mudos ante su exposición.

Pero si se aprueba, entonces, en San Salvador no habría igualdad de credos. Hay otras iglesias que pagan sus impuestos y no solicitaron ninguna condonación por ello. ¿O acaso este puede sentar un precedente para que otras comunidades religiosas pidan también que no les cobren sus tasas?

Pero hay un antecedente un poco más serio: en el año 2013, mediante la Resolución 800, se le negó a la Asociación de Testigos de Jehová una eximición de contribución por mejoras. ¿Entonces por qué a la Iglesia Católica se le debe aceptar la condonación? ¿Habrá un programa de condonación y/o devolución de tasas que han sido cobradas desde el 2013 a la fecha a otras religiones, si las hubiera? 

Si la excusa de la Iglesia Católica es que les cede un espacio para escuelitas deportivas u otras actividades municipales, bien podría buscarse otro espacio. De igual manera, habrá recambio de gestión y pueden buscar otras opciones, aunque sabido es que el nuevo intendente es asiduo feligrés. 

El problema es que si no se condona, el Obispado no va a ceder un peso de sus arcas para saldar las deudas. Y, como dijo el concejal, deberán estar amasando años para poder pagarlo. Sino miren el ejemplo de la Escuela privada número 113 “San José”, que en los papeles pertenece al Obispado, pero nunca vio un peso del clero. Siempre dependió del estado para seguir funcionando y creciendo. La Iglesia, totalmente ausente. Y si se condona ¿qué harán los demás credos para equilibrar la balanza?

En fin. Aquí podrían aplicarse dos célebres frases: “Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios” o bien “Que Dios se lo pague”.